Haz click aquí para volver al inicio


 

El euskera o euskara o eskuara es una lengua que todavía hoy en día no se sabe exáctamente ni de dónde viene ni de cuándo es.

A lo sumo que se han puesto de acuerdo la mayoría de los lingüistas es en suponer que es una lengua preindoeuropea; es decir, que era un habla o berba utilizada por los preindoeuropeos cuando las primeras oleadas indoeuropeas comenzaron a arribar a Europa desde Asia. El Principio. Hasia.

Los que después fueron conocidos como griegos, celtas, germanos y latinos, todos ellos indoeuropeos, cuando entraron en Europa se encontraron con un idioma bastante extendido por toda la cornisa atlántica y mediterránea que, según afirman numerosos lingüistas, era muy parecido al actual euskara.

Los científicos de la lengua han denominado a esa berba con el nombre de protoeuskera o lengua del Paleolítico.

Como lengua anterior al griego, latín y celta, no es de extrañar que los idiomas indoeuropeos adoptasen vocablos, o sonidos de la aboa, del anterior y muy extendido idioma preindoeuropeo o protovasco.

De esta manera, conceptos básicos del pensamiento humano, serían de los primeros en vocalizarse en esta lengua, acompasados por gemidos guturales más o menos matizados pero sí lo suficientemente precisos y lógicos.

Es de suponer que uno de los primeros conceptos que elevaron a la categoría de palabra sonora fuera el del padre y la madre, el del dador y el del receptor.

El del agente activador y el del activado. El de la puerta que se abre para derramar el principio activador en la matriz de la finalidad, en la matriz de la Madre Naturaleza o Ama Andere o Arantza con el fin de generar una nueva vida, un hijo o seme portador de la semilla paterna que se manifiesta en la Materia.

Al agente masculino lo llamaron Ata que también quiere decir puerta para sacar o Atara o atera. El que da, el que saca la semilla atávica, para sembrar  la simiente y luego manifestarse o aparecer o agertu en el agro o agerre o Agirre.

Al agente femenino lo llamaron Ama que además de significar puerta para acabar, también quiere decir el final, o fin, o Amaia, de la actividad de Ata; supongo que por el aspecto flácido o amainado que adopta cualquier organismo masculino cuando piensa que ya ha cumplido con su fin o amaitu que al fin y al cabo es cuando se alcanza la meta del 10 o amar que significa diez.

Así, cuando Ata ta Ama se unen para engendrar un nuevo agente y acaso también para amarse, incluso para   acariciarse las mamas, el resultado de la fusión de los dos maiteas es Atatama o Atama o Atma en sánscrito, Alma o el hijo-hija portador de la esencia o ezertar originaria de Tar, Thor o Atar, atando así, o cerrando la puerta a un devenir aleatorio de sus hijos. Es la Ley de la transmisión atávica de Tar, o Ley de causa y efecto. Ley atámica o atómica, donde se armonizan los protones o atas con los electrones o amas.

Atama es la síntesis de las esencias que transmiten las condiciones para la existencia de la vida, la cual cuando pasa a su estado opuesto, apuesta por su contrario, comienza a apagarse y acaba por morir.

El contrario de Atama, lo opuesto, es Amata, que significa muerto, apagado e incluso matado porque está amatado.

Con Atama y sus progenitores Ata ta Ama, tenemos la primera familia que cuando Atama ejerza a su vez su función creadora de nuevas vidas, el Ata se transforma en Atata o aitite o abuelo, y el Ama en Amama o amuma o abuela.

Pero mientras tanto, el vocablo atari se empleó para querer expresar el concepto de "hacia la puerta" o portal. Y la expresión amari para significar " hacia el fín" o cuenco donde se amaina o amainatu la fuerza de Ata. Así, Mari y María tienen toda la pinta de querer decir "hacia el fín" o amari.

Más adelante, cuando comenzaron a producir bienes de consumo y a intercambiarles por otros bienes, creando el primer gremio de comerciantes; tuvieron que acordar normas de funcionamiento en las subastas donde se vendían y se compraban los bienes de la época, los cuales no serían muy caros porque eran merkes, obtenidos en el mercado de mercancías.

Así, a la subasta o puja por comprar, la llamaron suhasta que era el tiempo que tardaba una hasta de rama o hasti adarrako en quemarse por el fuego o su. Suhasta.

Al finalizar la combustión del hasta, se procedía al remate de la puja, que tenía que ser cuando se había apagado, amata, el quemado o erre. Erre amata o erremata o remate. ¿Erretama? ¿Retama?

Es de suponer que la boca o ahoa o aboa tenía cada vez que ser más precisa en la emisión de nuevas voces o abotzak, que muchas de ellas nos han llegado gracias al actual Euskera y a la cantidad de vocablos que los idiomas griego, celta, latín, castellano y francés tomaron prestados de la originaria lengua preindoeuropea.

Así que ardorosamente bajo los efluvios del ardoa o bebida etílica, brindemos  por el euskera, lengua antigua donde las haya y curiosa como pocas; y donde todavía al rico se le llama aberatza por tener abundancia de animales domesticados o aberes, que eran los haberes y deberes de la economía del Neolítico, así como consumados jamadores, jan-yantar, de raíces vegetales o sustraia, por aquello del sustrato inherente a toda raíz o sustrai.

Brindemos de nuevo, esta vez con un buen Erriotza de la Erribera del Iber o Ibero. Txintxin, de chinchinear de campanillas o txintxinak, mientras entonamos unos versos, bertsos o bertzeak, palabra curiosa que conjuga la armonía musical de Zuberoa con la réplica adecuada a lo que dice el otro o beste.

Bertzeak o versos que dicen: "Araban ba gare, Gipuzkun ba gera, Zuberun ba gire, ta Bizkaian ba gara, baita ere Lapurdi ta Nafarran". Gare, gera, gire ta gara. Berdin da. Todos y todas somos.

Txintxin, por el lenguaje a la manera de los eguzkos que perdieron el eg o ego por culpa del hielo o elurra o roca de nieve o roca de el o elo, ya que el frío helado hace enfermar o eritu o el o hil.     

Manteniendo la mente serena, tranquila, lasa o lasai, ¿se imaginan ustedes, o vuesas mercedes, mesedez, que dantza venga de edantza?  

Txintxin pues, desde el caserío de Artagain, de Artagan o D'Artagnan; de techo artesonado cuidadosamente con vigas de encina o arta de Arteaga o de Arteta. Milesker, Ata ta Ama.